perro triste

Perro sin apetito: ¿cuáles son las causas y qué hacer?

Si una mascota no está comiendo, esto siempre es motivo de preocupación. Una perro sin apetito, por ejemplo, nos llama la atención, ya que estos compañeros suelen comer mucho. Entonces, si quieres saber cómo actuar en una situación así, ¡sigue leyendo!

En primer lugar, un perro hambriento Estoy seguro de que está tratando de decirte algo. Por eso es tan importante observar constantemente al animalito, dándonos cuenta de la cantidad de comida que ingiere al día y de su comportamiento en general.

De todos modos, cuando el perro no come la comida que hay en el bol, es momento de estar muy atentos y tomar alguna acción con el objetivo de revertir esta situación. Después de todo, la falta de apetito puede ser un síntoma de un problema de salud.

Posibles Causas

En primer lugar, es importante saber que un perro sin apetito es muy probable que padezca algún tipo de enfermedad. Esto se debe a que, por lo general, la falta de ganas de comer es un síntoma que se vincula con diversos tipos de desequilibrios.

Por cierto, es muy importante estar atento a la hora en que el peludo se encuentra sin alimentarse. Sobre esto, sepa que el ayuno no puede exceder las 48 horas, en el caso de perros sanos y adultos. Los cachorros son más frágiles y no pueden pasar más de 24 horas sin comer.

Sin embargo, no se recomienda que espere tanto tiempo para tomar medidas. Tan pronto como notes este comportamiento, pide ayuda profesional y lleva a la mascota al veterinario para una evaluación.

No siempre es una enfermedad.

Una perro que no come puede estar viviendo otras situaciones que no constituyen enfermedad, como temperaturas muy altas, cambio de ambiente, rutina, estrés, ansiedad por separación, entre otras posibilidades.

Además, ¿alguna vez te has detenido a valorar si al peludo le gusta la comida que le estás ofreciendo? Un perro sin apetito puede simplemente no estar interesado en los granos que tiene disponibles, por lo que cambiar la comida a menudo puede resolver este problema.

Pero recuerda: antes de hacer esto para intentar que el cachorro vuelva a comer, es recomendable que lleves a la mascota al veterinario para una consulta. Después de todo, queremos lo mejor para los peludos, ¿no?

Atención a los bocadillos

Otro punto importante que debe preguntarse es si su amigo de cuatro patas no solo come la croqueta en el tazón, sino que también acepta bocadillos y otras golosinas. Si ese es el caso, no es un perro sin apetito. De hecho, es posible que lo estén alimentando con demasiada frecuencia.

perros con la lengua afuera.

Para animar a la mascota a comer el alimento que se le ofrece, es necesario dejar de ofrecerle tantas opciones. De esa manera, puedes esperar a que el perro sienta hambre antes de comer. Además, no dejes la comida disponible todo el día. Ofrecer solo en determinados momentos del día y observar la reacción de la mascota.

El estrés y el calor

Como mencionamos anteriormente, cuando el perro no quiere comer, esto también puede ser un signo de estrés o temperaturas muy altas. En este último caso, el perro sin apetito debe retomar su alimentación normal, mientras el clima se vuelve más templado.

Cuando el perro no come nada en medio de una situación estresante, la falta de apetito puede estar relacionada con eventos como cambio de casa, llegada de una nueva mascota, muerte de alguien cercano, entre otras posibilidades. Sin embargo, si el apetito no vuelve a la normalidad con el tiempo, busque un veterinario.

En otras palabras, es importante prestar atención al comportamiento general del peludo, ya que puede ocurrir que el perro no coma la comida por ganas de ingerir otras cosas, y no por falta de ganas de alimentarse. En estos casos, podemos clasificarlos únicamente como apetito selectivo.

Sin embargo, si la falta de apetito se presenta junto con otros síntomas, como apatía, diarrea, vómitos, tos, fiebre, entre otros, la probabilidad de que el animal tenga un problema de salud es mucho mayor.

¿Cómo estimular el apetito de un perro?

Para estimular el apetito del peludo, existen algunas estrategias que se pueden elegir. Experimente y observe la reacción del animal para ver si el comportamiento cambia o no.

Si su pareja no está dispuesta a comer nada, intente ofrecerle una golosina sabrosa o mezclar bolsitas para perros en comida seca para perros. Deja el cuenco disponible como de costumbre y observa si se acerca a la comida para olerla o lamerla. Estos ya son signos positivos de que el animal todavía siente algo de apetito.

Otra opción es jugar con él y ofrecerle golosinas como recompensa, incluso usar juguetes que tengan un dispensador de bocadillos. También puedes sacar a pasear al peludo y, al finalizar, regalarle algo rico.

Sin embargo, recuerda que estas estrategias solo se pueden utilizar cuando no hay otros síntomas, es decir, cuando no hay sospecha de ningún problema de salud, ¿vale?

Además, haz todo lo posible para que tu amigo de cuatro patas disfrute de una rutina activa y alegre. Fomentar siempre el ejercicio físico para que el gasto de energía le cree hambre y coma bien. En caso de duda, llévalo siempre al veterinario.

perro mirando al dueño junto al frasco de comida vacío.

En la web de Animales Asombrosos encontrarás snacks variados, juguetes con dosificador y comida de la mejor calidad disponible para tu acompañante. Después de todo, se merece todo eso y más, ¿no?

Ir arriba